Desarrollo y Defensa - Portal de Seguridad

Breaking

Facebook

test banner

Post Top Ad

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

domingo, 7 de enero de 2018

Desarrollo y Defensa

Desarrollo y Defensa

Avanza la construcción de la segunda lancha de instrucción LICA "C95"



(Astillero Rio Santiago) - Enero arrancó con el montaje del bloque de proa correspondiente a la construcción Nro 95, la segunda de las Lanchas de Instrucción de Cadetes (LICA) para la Armada Argentina que se fabrica sobre la Grada 2. De esta forma, el Astillero Río Santiago recupera luego de muchos años a través de su Gerencia Técnica, la capacidad de diseñar íntegramente un buque para la Defensa.

La primera lancha -construcción 94- se fabrica en la grada 3 y lleva un alto porcentaje de avance físico continuando en la etapa de alistamiento de tuberías previo a su botadura.
Las características de estas embarcaciones responden a la necesidad de la Armada. Su construcción se lleva adelante bajo la supervisión de la sociedad de clasificación japonesa NK con el fin de obtener los máximos estándares de calidad mundial para este tipo de buques.
Fuente: Facebook

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Avanza la construcción de la segunda lancha de instrucción LICA "C95" on Facebook

Gobernar es poblar



Resultado de imagen para AlberdiPor Nicolás Gallo - Clarin.com
La mirada de Alberdi partía de una visión humanista. La de Mitre, estaba más cerca de la teoría del derrame.
El título puede ser una síntesis superadora del debate entre dos antiguas visiones del desarrollo nacional; la de Alberdi y la de Mitre. Hoy ese debate está dolorosamente presente por su ausencia.

La mirada de Alberdi partía de una visión humanista, donde la multiplicidad de polos de desarrollo era garantía de un progreso equitativo. Racimos diseminados de voluntades humanas iban a lograr sus hábitats para luego consolidarlos y relacionarlos. La segunda, la de Mitre, estaba más cerca de la teoría del derrame, donde se pretende que el progreso se contagia por ósmosis. La primera se plasmó en los EE UU, Australia y Canadá. La segunda es Argentina.

Los censos y la mirada desde la estratósfera facilitada por los Google maps, certifican el enorme desbalance en la ocupación del territorio. Aunque hay dudas acerca de su importancia y efectos, también hay consenso que la migración interna hacia los conglomerados urbanos, de alto costo social y económico, es la comprensible respuesta a la incertidumbre de los hábitats del interior.

Se podrá seguir tapando el enorme agujero del déficit profundamente ético de las enormes marginalidades urbanas con un programa de cobertura financiera perpetua. Esa decisión, por más que hoy sea indispensable, es una contribuyente pasiva al proceso de desbalance social y territorial.

Imagen relacionadaPensar en el hombre antes de definir políticas es un buen ejercicio. Se intentó hace poco retocar los impuestos a producciones agroindustriales que son las bases de las frágiles economías regionales. Pero, detrás de cada unidad de producción, hay trabajadores, con sus familias, que gritan su potencial transformador, como lo demostraron, por ejemplo, el Alto Valle rionegrino, los oasis mendocinos y tantos otros. 

Se intenta también llevar a cabo obras faraónicas en Buenos Aires, cuya evaluación económica se funda en un ahorro mínimo del tiempo del pasajero, mientras las extremas necesidades insatisfechas de millones de argentinos siguen engrosando estadísticas de nuestro deterioro social.
Debiera ser otra la consigna. Otra la visión. No se trata de la batalla para adueñarse de las calles porteñas ni dejar que la violencia derrote a la razón y la ley. Muy lejos de ello, se trata de ocupar y desarrollar el territorio nacional, poblándolo con dueños de su propio futuro, con una planificación seria y profesional.

Esa otra visión permitirá, por ejemplo, pensar en las futuras hidroeléctricas del Sur, como generadoras del desarrollo de nuestro extremo patagónico, planificando la radicación de industrias cuyo insumo principal sea la energía y la utilización del río regulado como transportador fluvial de la enorme producción minera inexplotada de la vecina Cordillera. O, si se piensa que es posible, combinar las fibras de origen petroquímico con las de origen lanar para reinsertarse en el mercado mundial con productos de calidad mientras se usa la capacidad dormida para la bandera nacional de nuestros recursos ictícolas que podrán procesarse en los muelles de nuestros puertos sureños.

Esta estrategia de ocupación de nuestro territorio meridional se consolidará también si la promoción gubernamental para la expansión de nuestras fronteras agrícolas, logra la creación de nuevas colonias agrícolas donde la multiplicidad de razas y culturas compitan en la producción agrícola intensiva en tierras –hoy yermas- regadas con aguas del deshielo y bajo el sol diáfano de la Patagonia.

Y así como el sur, también el norte puede quebrar la inercia del despoblamiento y el desequilibrio territorial. Su potencial, basado en la bioeconomía hoy circunscripta a pocos y tradicionales productos, ha olvidado tener en cuenta que Argentina posee el 2,4 % de la biocapacidad mundial medida por la fuerza y superficie de las cuencas fotosintéticas.

Los estudios de prospectiva comparativa con lo que se está haciendo en regiones menos aptas que nuestro subtrópico, permiten concluir que es perfectamente factible concretar innumerables actividades bioenergéticas, bioalimenticias y biofarmacéuticas, así como la diversificación industrial in situ de la madera, los fertilizantes orgánicos y muchas otras. Se necesitará, sin dudas, de la acción promotora del Estado, como la conversión del Bermejo en un río navegable, garante de agua potable para todas las poblaciones, y dominador de los desbordes de las inundaciones que dañan las vidas y las obras de los hombres. El Impenetrable bosque chaqueño abrirá entonces sus puertas y sus habitantes, junto con los que vendrán, se transformarán en activos y orgullosos colaboradores del progreso compartido.

Esta suerte de crónica visionaria, podría ser real dentro de pocos años. Requiere voluntad, convicción y liderazgo para unificar un plan argentino, como el que 150 años atrás tuvo Alberdi y muchos otros connacionales, antes y después.

Requiere, desde luego, sentirse emocionado por haber elegido ser partícipe de la construcción de un futuro que está a poca distancia y no mero actor de transformaciones fugaces de la dura realidad cotidiana. 

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Gobernar es poblar on Facebook

Prueban el lanzamiento de misiles de un dron chino de combate



(N+1) - La corporación china de construcción de drones, AVIC, ha realizado una nueva etapa de pruebas del vehículo aéreo no tripulado de combate Wing-Loong II. Según Defense Aerospace, el dispositivo lanzó bombas y misiles durante las pruebas. En total, el dron pasó las pruebas en el uso de ocho tipos de armas. Las pruebas fueron reconocidas como exitosas.

Militares de varios países del mundo creen que en el futuro aumentará significativamente el rol de varios sistemas robóticos en los conflictos armados. Se considera que gracias a los robots se disminuirá el costo de las operaciones militares, y se reducirán significativamente las pérdidas humanas. Además, los robots aumentarán la precisión de los ataques contra objetivos enemigos.

Las pruebas aéreas del Wing-Loong II se llevan a cabo desde el año pasado. El aparato se desarrolla por orden del Ministerio de Defensa de China. El exterior de Wing-Loong II copia casi por completo al dron estadounidense MQ-9 Reaper en su nueva versión ER, también conocido como Block 5.
Resultado de imagen para Wing-Loong II
La longitud del aparato chino es de 11 metros, la altura es de 4.1 metros y la envergadura de 20.5 metros. El dispositivo es capaz de acelerar hasta 340 kilómetros por hora y realizar vuelos a una altitud de 9.000 metros. El peso máximo de despegue de Wing-Loong II es de 4.2 toneladas. Puede llevar una carga de combate de 480 kilogramos debajo del ala y permanecer en el aire hasta 20 horas.

En junio de 2017, la compañía aeronáutica China Aerospace Science and Technology Corporation (CASC) puso a prueba su dron no tripulado de gran altitud que opera con paneles solares. El CH-T4 pertenece a la familia de las naves no tripuladas Chai Hong (que significa arcoiris). La envergadura de esta nave es de 45 metros y, durante la prueba, voló durante 15 horas a una altura cercana de los 20 km. Su aterrizaje también fue exitoso.

Vasily Sychev - Texto traducido por María Cervantes
Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Prueban el lanzamiento de misiles de un dron chino de combate on Facebook

La revancha del Saocom: ideado hace 20 años, parte en 2018 satélite argentino que alertará sobre inundaciones (II)



El satélite, durante las operaciones de ensayo.Por Carlos Pagura - Ambito.com

El satélite, durante las operaciones de ensayo.

Tras casi dos décadas de bocetos, idas y vueltas, estudios preliminares y años de intenso trabajo, el satélite Saocom 1A ingresó en su etapa final de pruebas para ser lanzado finalmente en agosto. Tendrá como primer mandamiento elaborar un mapa detallado de la humedad del suelo en nuestro país, que será una herramienta clave para los productores agrícolas y servirá para alertar sobre posibles inundaciones. Recién comenzado el año, y con "expectativa máxima" según describe, ámbito.com dialogó con el ingeniero Fernando Hisas, Jefe de Proyectos de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

"La idea nació hace unos 20 años. A poco de empezar vino la crisis de 2001, entonces arrancaron los altibajos y hace una década más o menos se retomaron los estudios preliminares. Pero el tramo fuerte, cuando realmente se comenzó a trabajar en los detalles, fue hace unos 6 o 7 años. Le metimos con todo y acá está. Si tomamos en cuenta la última etapa, no tardamos tanto. A Japón le llevó unos 10 años hacer su primer satélite de este tipo", recuerda.

El Saocom (Satélite Argentino de Observación con Microondas) tiene dos partes principales: una es la plataforma, para todo lo que tiene que ver con su orientación, la potencia y la comunicación. La otra es la carga útil, el "alma" del aparato, monopolizada por una voluminosa antena radar de 1.500 kilos de peso. "Casi podríamos decir que no es un satélite con un radar sino un radar con un satélite. La antena mide 10 metros por 3 metros y medio, en el espacio es una dimensión enorme. Pero así son los satélites de banda L, los indicados para el objetivo de medir la humedad del suelo", explica Hisas.
La enorme antena radar, de 1.500 kilos de peso y compuesta por 7 paneles.

A diferencia de un satélite óptico, que toma fotografías como una cámara, el radar emite su propia luz, envía los pulsos de microondas a la Tierra y esa energía electromagnética interactúa con la materia que encuentra: un techo, un árbol, una zona de cultivos, etc. Luego, una muy pequeña parte de la energía de esa interacción llega al satélite, que la recibe, la procesa y la manda a la estación terrena, donde finalmente se obtienen las imágenes.

"Las imágenes son similares a las que puede generar el ojo humano, pero donde cada pixel tiene un significado diferente. Porque no es el resultado de una luz que te muestra el rojo, el azul o el verde, como en una foto, sino cómo ese techo, árbol, o cultivo se comportan ante el pulso de microondas", aclara.

La banda L puede examinar si en regiones con pronóstico de lluvia los suelos están saturados de humedad, y así determinar zonas en riesgo de inundaciones. Además atraviesa las nubes y aun en medio de la noche o tormentas puede "ver" en detalle cómo está una parcela inundada. Por el contrario, si los suelos de los bosques están muy secos, alerta del riesgo de incendios. También permite generar modelos matemáticos en 3D para proyectar cómo evolucionará una situación crítica. Todas variables que impactan de lleno en la capacidad productiva, ya que permitirán medir posibles enfermedades de los cultivos y crear sistemas más eficientes de riego y aplicación de fertilizantes.

El radar se fabricó en el país mientras que Italia, como parte de un acuerdo de cooperación vigente, aportó elementos de importancia como los módulos de transmisión y recepción en la antena del radar. Ese aporte, tal cual lo estipula el convenio, será retribuido con la entrega de las imágenes que el país europeo solicite.

NUEVOS DESAFÍOS

Con el transcurso del tiempo se fueron agregando otras materias de estudio y nuevos desafíos. "La información para el agro y las emergencias hídricas ya de por sí justifican la misión, pero estimamos que esas imágenes de alta precisión serán el insumo primario de muchos otros productos para aprovechar. Un dato es claro: cuando el Gobierno solicitó financiación al Banco Interamericano de Desarrollo, el BID envió economistas para estudiar el proyecto. Y determinaron que incluso ante la posibilidad de elaborar solo tres mapas (emergencia hidrológica, sanidad vegetal y productividad agropecuaria) ya sería rentable", relata el especialista.

En la actualidad, desde el Gobierno se analizan los mecanismos para comercializar los servicios de imágenes pero, sobre todo, la elaboración de paquetes de información a pedido de países o empresas. "Nos dimos cuenta de que el proyecto da para mucho más y que el interés internacional es grande. Por eso no queremos ofrecer exclusivamente la imagen de radar, queremos brindar relevamientos completos", añade.

El plan contempla convenios internacionales y acuerdos en distintos países para poder "bajar" los datos en la estación más conveniente y liberar la memoria del satélite. Finalmente, los datos se enviarán a la estación de la CONAE en Córdoba para ser procesados y generar las imágenes y productos.
La plataforma de servicios del satélite, con sus dispositivos instalados.

Saocom podrá tomar 225 imágenes por día, pero deberán ser programadas ya que supone un consumo de energía importante y porque, además, solo se pueden aprovechar para ese fin unos 15 minutos por órbita. Lo que no parece mucho pero es bastante, si se tiene en cuenta que tarda una hora y media en dar una vuelta a la Tierra. 

Será también importante la asociación con cuatro satélites italianos de radar en frecuencia de banda X, ubicada en la otra punta del espectro. Como algunos relevamientos requieren de las dos bandas, y aprovechando que los europeos poseen una empresa de comercialización, la idea es ofrecer en conjunto el combo de frecuencias X+L. 

Al Saocom 1A le queda una estadía corta pero agitada en nuestro planeta, antes de tomarse revancha de tantas dilaciones que amenazaban sus sueños espaciales. Ya fue testeado a nivel funcional y ahora ingresa en la fase final de las pruebas ambientales. Para junio se prepara el traslado a la estación Vanderberg, en California, desde donde será lanzado a mediados de agosto. De allí en más, los técnicos argentinos tendrán unos meses para asegurar el funcionamiento de la plataforma, estabilizarla, desplegar el panel solar, poner en funcionamiento el radar, calibrarlo y, para fin de año, generar las primeras imágenes. 

Pero solo pasará un tiempo en soledad: en 2019 se enviará al Saocom 1B, un hermano gemelo que le dará una mano para mapeos más exhaustivos que necesiten de una "doble visión". Con una vida útil estimada en al menos cinco años, la ambición, luego de tanta espera, es que su misión se alargue bastante más allá de los pronósticos.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like La revancha del Saocom: ideado hace 20 años, parte en 2018 satélite argentino que alertará sobre inundaciones (II) on Facebook

Unas 300 empresas se presentaron a consulta por primer proyecto de PPP



(Ambito.com) - El sistema de Participación Público Privada (PPP) está destinado a ser la estrella de la obra pública en este 2018. Por lo pronto, alrededor de 300 empresas se presentaron este viernes a la consulta para la puesta en marcha del primer proyecto de este tipo que abarcará obras destinadas a la mejora de unos 7.000 kilómetros de rutas y autopistas en todo el país.

El Gobierno licitará obras a través del sistema de PPP para el desarrollo de una Red de Autopistas y Rutas Seguras y para ello contó por primera vez con la consulta de empresas viales, constructoras, bancos, consultoras, empresas financieras y estudios de abogados tanto nacionales como internacionales.

De acuerdo a lo informado por el Ministerio de Transporte, las obras se realizarán a través de Vialidad Nacional a partir de una inversión de más de u$s 16.700 millones. El proceso de consultas comenzó el 2 de enero y tiene vigencia hasta el lunes 8, de manera online en la web de Vialidad Nacional.

En este contexto, Javier Iguacel, titular de Vialidad Nacional, se mostró conforme por el resultado de la convocatoria al considerar que "refleja el interés por formar parte de este modelo de obra pública que estamos proponiendo". Asimismo, el funcionario sostuvo que este sistema "simboliza la confianza que estamos generando desde el Estado para trabajar junto al sector privado, mejorando la calidad de vida de todos los argentinos". 

La primera etapa de desarrollo de la Red de Autopistas y Rutas Seguras es la primera iniciativa que el Gobierno llevará adelante a través del sistema de Participación e Público Privada. La misma tendrá comienzo el 20 de enero con el llamado a licitación de las obras incluidas en los Corredores A y E, cuyas evaluaciones de oferta se realizarán en el mes de marzo.

El Corredor A atraviesa las ciudades de Mar del Plata, Olavarría, Balcarce, Tandil, Azul, Las Flores, Tres Arroyos, Coronel Dorrego, entre otras, e incluirá las rutas nacionales 3 y 226. Entre las principales obras, la RN 3 se convertirá en autopista desde Las Flores hasta Azul, a lo largo de 116 kilómetros. Mientras que en los 270 kilómetros que van de Azul hasta Coronel Dorrego se convertirá en ruta segura. 

El Corredor E cuenta con 390 kilómetros y atraviesa ciudades como Rosario, Villa Constitución, San Nicolás, Baradero, Zarate y Campana, entre otras. En este caso, se destacan las obras de conversión en autopista de la RN-A012, el tercer carril en la RN 9 y una variante de la RN 11, a la altura de los puertos de Timbúes y San Lorenzo.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Unas 300 empresas se presentaron a consulta por primer proyecto de PPP on Facebook

Nuevos detalles de la reforma que el Gobierno impulsa en las Fuerzas Armadas



Mauricio Macri y Marcelo Srur, ex jefe de la Armada(Infobae.com) - Los dos grandes ejes del proyecto son la reestructuración de las fuerzas y distintas medidas para ahorrar recursos.

Foto: Mauricio Macri y Marcelo Srur, ex jefe de la Armada.

Uno de los objetivos del gobierno de Mauricio Macri de aquí a 2019 es avanzar con una reforma en las Fuerzas Armadas. La comisión creada a esos fines por el ministerio de Defensa a fines de diciembre se basa en dos pilares: reestructuración y reducción de gastos.

En ese sentido, esta semana el diputado nacional de Cambiemos Gastón Roma ratificó la intención del oficialismo de avanzar con la reforma, que consideró "indispensable". Para el legislador que integra la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, "si no se optimizan los recursos no habrá capacidad operativa, ya que más del 80 por ciento del presupuesto militar se destina actualmente a pagar sueldos y gastos operacionales".

Roma además consideró que "hay que redistribuir bases, unificar organismos y prever el retiro obligatorio de personal civil o militar con 35 años de servicios efectivos" para cambiar la situación de las Fuerzas Armadas.

Todas estas propuestas formarán parte de la tarea del "Grupo de Trabajo Ley de Personal Militar", que tiene la finalidad de elaborar un proyecto que el Poder Ejecutivo enviará al Congreso para reemplazar la Ley 19.101, de 1971. "El objetivo es equilibrar y optimizar los fondos para generar capacidad operativa genuina en el corto y mediano plazo", concluyó el legislador.

Nuevos detalles de la reforma
La desaparición del ARA San Juan aceleró los cambios que el Gobierno impulsaba en las FFAA
La desaparición del ARA San Juan aceleró los cambios que el Gobierno impulsaba en las FFAA.

Infobae tuvo acceso a algunos de los puntos  que analiza el Gobierno en torno a la reforma de las FFAA, que se suman a las reveladas por este medio de unificar algunas ramas del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina; jubilar y pasar a retiro a todos aquellos con más de 35 años de servicio; la conducción por parte de civiles de algunas áreas de las FFAA (en especial las no relacionadas con la operatividad militar); y la unificación, el control, y la reglamentación militar en un solo instrumento.

En el proyecto que prepara el Gobierno se destacan tres tipos de objetivos: los de reestructuración interna; los que apuntan a ahorrar recursos; y los que combinan esas dos metas.

Entre las ideas que apuntan a modificar la estructura de las FFAA se destacan que la Prefectura sería absorbida por la Armada; que la Fuerza Aérea cederá algunas de sus bases aéreas navales; que los recientemente comprados aviones Dassault-Breguet Super Étendard pasarán a la órbita de la Fuerza Aérea (el Ejército se quedaría sin aeronaves); que se sumarían civiles en distintas áreas jerárquicas de las FFAA (sectores como Personal, Educación, Salud, Finanzas, Auditoria, Mantenimiento de equipos e instalaciones no militares y algunas otras serán manejadas por funcionarios civiles no necesariamente sujetos a la tradicional verticalidad militar); las inspecciones y autorizaciones para navegar quedarían a cargo de la Prefectura; la carrera para oficiales y suboficiales sumaría cinco años (pasaría a ser de 40 años); las inspecciones serán coordinadas por Defensa a través de civiles (el objetivo es agudizar los controles para evitar reparaciones superficiales de equipamiento); y se estudia la unificación en un solo edificio de las conducciones de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea.

Respecto de los aspectos relacionados con el ahorro de recursos, los principales planteos están relacionados, por un lado, con el cierre de distintos edificios y dependencias ociosas de las tres ramas de las FFAA (algunas propiedades serían vendidas); y por otro con que el personal retirado no pueda cobrar doble jubilación (una de las FFAA y otra de la ANSES), por lo que se entrecruzarán las bases de datos para avanzar en ese sentido.

Por último, hay algunas propuestas que abarcan las dos categorías (reestructuración y ahorro): se unificarían algunas direcciones (obra social e inteligencia, por ejemplo); se avanzaría con una separación de las ramas operativa y administrativa (se reducirían ambas a la mitad); se reduciría el número de oficiales (bajaría el número de capitanes de navío, generales, almirantes y coroneles, por ejemplo); habría un recorte en el programa de soldados voluntarios técnicos (muchos de ellos estudiantes universitarios que son familiares de efectivos); y habría una reducción del personal civil.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Nuevos detalles de la reforma que el Gobierno impulsa en las Fuerzas Armadas on Facebook

Por qué una reforma en Defensa es impostergable



Por Rosendo Fraga - Infobae.com
Es necesario poner en marcha una decena de acciones posibles, articuladas en función del corto, mediano y largo plazo, para dar una nuevo horizonte para las Fuerzas Armadas
Mauricio Macri durante un acto de las Fuerzas Armadas (NA)
Mauricio Macri durante un acto de las Fuerzas Armadas (NA)
Tras el triunfo legislativo, la Administración Macri encaró la segunda parte de su mandato, proponiendo e impulsando "reformas": laboral, previsional, tributaria, fiscal. Posiblemente, haya sido una agenda derivada de las urgencias económicas y ello llevó a relegar temas trascendentes y de largo plazo, como cultura, ciencia y tecnología, educación, salud, seguridad y defensa.

Respecto a esta última área, cuando acababan de presentarse dichas reformas, la desaparición del submarino ARA San Juan fue un duro y trágico llamado de atención, sobre la necesidad de emprender una reforma en Defensa.

Planteado el tema, es conveniente ante todo recordar cuales son los "fines" de la defensa. Son dos y están en la Constitución Nacional. Una es la defensa de la soberanía integral de la Nación y la otra la defensa de la Constitución. (cabe recordar que siempre que un oficial de las Fuerzas Armadas asume un nuevo cargo o destino jura defenderla).

Definidos los fines que rigen para cualquier gobierno y cualquier situación, el presidente Mauricio Macri en los primeros siete meses de gestión fijó públicamente seis misiones para las Fuerzas Armadas.

El 29 de mayo de 2016, en el Colegio Militar, al conmemorarse el 207 aniversario de la creación del Ejército fijó públicamente tres de ellas:

1) Ser instrumento de la política exterior. Se entiende por ello acciones como la participación en las fuerzas multinacionales de paz, la realización de ejercicios militares con otras naciones, ya sean bilaterales o multilaterales y en última instancia participar en acciones multinacionales de Búsqueda y Rescate, como hicieron 18 países con motivo de la desaparición del Submarino San Juan; 

2) La defensa del Medio Ambiente. Esta claro que Argentina es un país con grandes recursos naturales y que tiene un territorio que, con el mar y la Antártida, se duplica. Esta defensa no sólo implica la pesca, sino también el subsuelo marítimo, que comienza a ser explotado como fuente de energía y minería. 

3) La lucha contra el terrorismo. El concepto es la participación en coaliciones globales contra el terrorismo global, no el rol frente a una eventual insurgencia interna. El tema se potencia por los desafíos que genera la realización de la Cumbre del G20 en Argentina.

Un mes más tarde, el 3 de julio, en la Comida de Camaradería de las Fuerzas Armadas, el Presidente agregó otras tres: 

1) La cooperación en la seguridad de las fronteras. El concepto es contribuir a atenuar el problema que genera el uso creciente de las fuerzas de seguridad federales para enfrentar el crimen en las grandes concentraciones urbanas; 

2) La cooperación en la lucha contra la droga. Se trata de hacerlo en el mismo contexto que se hizo durante el segundo mandato de Cristina Kirchner, con el despliegue de radares y medios aéreos, en el marco de los operativos "Fortín" y "Frontera Norte". 

3) La asistencia a emergencia sociales derivadas de catástrofes. Es quizás la más simple de las seis misiones y la que se ha cumplido en forma más sistemática y continuada en los últimos dos años.

Pero estas misiones, planteadas con claridad y ante la sociedad entre fines de mayo y comienzos de julio de 2016, no fueron acompañadas de un conjunto articulado de acciones para alcanzarlas.

La primera sería la sanción de una Ley de Movilización que permita al Estado movilizar los recursos, públicos y privados, para enfrentar crisis, ya sean militares o civiles (sociales, climáticas, etc.) Es una ley pendiente desde 1988, cuando fue sancionada la Ley de Defensa Nacional hoy vigente.

Paralelamente, se hace necesario sancionar una Ley de Reservas, también pendiente desde hace tres décadas. Hay un proyecto en el Congreso que no ha tenido tratamiento y que podría tomarse como base para el que se propone. La sustitución del servicio militar obligatorio por la tropa voluntaria da una gran oportunidad, dado que se cuenta con casi decenas de miles de hombres que han pasado por el nuevo sistema en las últimas dos décadas y pasarían a ser la base de las reservas.

La Administración y articulación de ambos sistemas podría quedar en manos del Ejército y sus cuarteles convertirse en centros de organización de reservas y de coordinación de las acciones de movilización.

Pero la mirada hacia el futuro requiere también de la modificación de una ley y la reglamentación de otra. La Ley de Personal Militar -que diseña el plan de carrera de los integrantes de las Fuerzas Armadas- es la 19.101, sancionada en 1971 durante el gobierno de facto de Lanusse, que ha tenido sucesivas modificaciones, y requiere una actuación completa, más allá de los cambios introducidos en su decreto reglamentario desde entonces; el Gobierno ya anunció que ha constituido una Comisión para hacerlo.

Al mismo tiempo, la ley de Reestructuración Militar 24.848 (también llamada Ley Jaunarena), sancionada por unanimidad de ambas cámaras del Congreso Nacional en 1998, debe ponerse en vigencia, lo que no se ha hecho en sus casi dos décadas de existencia. Se trata de una buena norma, que pese a haber transcurrido casi dos décadas de su sanción sigue siendo un instrumento útil para diseñar el horizonte de la defensa. La mencionada modificación de la ley de Personal Militar, puede ponerse en el marco de esta ley de Reestructuración Militar, ya que así lo prevé.

Para completar los cambios del marco legal es necesario modificar el decreto 727 de 2006, que introdujo cambios en las reglamentaciones de la ley de defensa (23.554) y de seguridad interior (24.509). Se hace necesario modificar sus dos artículos que impide actuar a las Fuerzas Armadas frente a amenazas externas, como establece la ley, si no se trata de agresiones de fuerzas regulares de Estados organizados. Si no se modifica, la cooperación militar para la Cumbre del G20 se vería complicada.

El tema de los recursos, como en cualquier política pública, resulta central. En los primeros meses de 2016 se firmó un acta por la cual se impuso como objetivo equiparar los salarios de las Fuerzas Armadas con los de las Fuerzas de Seguridad Federales y "blanquear" los suplementos que cobra el personal en actividad pero que no son contabilizados para el retiro futuro. El acta se viene cumpliendo con demoras y limitaciones y es importante que se lo haga en forma plena y efectiva.

En cuanto a los recursos para inversión y reequipamiento, es un tema urgente, como lo subrayó la tragedia del submarino ARA San Juan. La Argentina debería destinar el 1,3% del PBI a gasto militar en el corto y mediano plazo. A dicha cifra puede llegarse en tres años.

La ley de reestructuración militar 24.848, mencionada precedentemente, contiene disposiciones que en base una adecuación del coeficiente predeterminado permite diseñar un horizonte de largo plazo en materia de inversiones. El ex Ministro de Defensa Ricardo López Murphy ha propuesto que se destina dicha cifra durante una década, lo que permitiría un reequipamiento adecuado y necesario con un horizonte de largo plazo.

Potenciar la actividad, organización y funcionamiento conjunto de las Fuerzas Armadas es otra prioridad. Entre otras iniciativas, pueden crearse comandos conjuntos regionales que podrían organizarse en base a las tres divisiones del Ejército.

Pero ello también requiere poner en marcha y desarrollar el Comando Conjunto del espacio marítimo, integrado por el mar argentino. El Comando Aeroespacial, que incluya el factor satelital y un Comando Conjunto de Cyber Defensa, amenaza creciente en todo el mundo, en materia de defensa y seguridad. La Armada tendría el mando en el primero de estos y la Fuerza Aérea del segundo.

La superación de los conflictos del pasado, implica dejar atrás definidamente, acciones como las implementadas por el kirchnerismo, que llegó a impedir ascensos por ser hijo de alguien que prestó servicios durante el último gobierno militar o buscar sanciones disciplinarias menores a oficiales superiores de cuando eran jóvenes para impedir sus ascensos.

Potenciar la capacidad científico-tecnológica en el área de defensa debe ser otra prioridad. La Argentina anticipó que busca un segundo buque polar, lo que resulta fundamental para afianzar y desarrollar la campaña antártica. Proyectos de largo plazo, como contar con un rompehielos a propulsión nuclear (como tiene Finlandia), bien puede entrar en planes que comiencen a discutirse y prepararse.

La vinculación de las Fuerzas Armadas con los diversos sectores de la vida nacional (universidades, empresas, sindicatos, etc.) debe ser otra política tendente a contribuir a la mejor articulación entre civiles y militares.

Por último, potenciar, desarrollar y poner en valor el progreso intelectual y académico es otra acción relevante. En las últimas tres décadas, el adiestramiento de personal bajo significamente por la falta de presupuesto y el material por la escasa inversión ha quedado en muchos rubros obsoleto. Pero es el campo académico e intelectual donde ha tenido lugar un progreso notorio. Son muchos más los oficiales superiores, jefes y oficiales que no sólo tienen título de grado universitario, sino también posgrado en muchos casos más de uno y no son pocos quienes lo tienen en el exterior. Tanto el Estado como la sociedad deben utilizar esta capacidad.

En conclusión: una reforma militar requiere asumir los fines de las Fuerzas Armadas determinados en la Constitución Nacional y cumplir las misiones fijadas por el Poder Ejecutivo Nacional. Para ello es necesario poner en marcha una decena de acciones posibles, articuladas en función del corto, mediano y largo plazo, para dar una nuevo horizonte para las Fuerzas Armadas.

El autor es analista político e historiador. Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.
Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Por qué una reforma en Defensa es impostergable on Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Responsive Ads Here