Desarrollo y Defensa - Portal de Seguridad

Breaking

Facebook

test banner

Post Top Ad

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

lunes, 11 de septiembre de 2017

Desarrollo y Defensa

Desarrollo y Defensa

Rusia quiere poner un cañón de 76 milímetros en un rompehielos



Por Robert Beckhusen - WIB - (Traducción Desarrollo y Defensa) - El 'Ivan Papanin' parece inspirado por Noruega.
Rusia quiere poner un cañón de 76 milímetros en un rompehielos
Rusia, es por mucho la flota de rompehielos más grande del mundo, empleados por un total de más de 40 empresas públicas y privadas, que emplean entre ellas seis rompehielos de propulsión nuclear capaces de perforar el hielo marino del Ártico. También están construyendo otros nuevos después de un retraso de más de cuatro décadas, lanzando el Arktika de 33.500 toneladas en junio de 2016 y preparándose para introducir en servicio los 6.000 toneladas del buque Ilya Muromets en otoño de 2017.

Después de eso, Rusia introducirá el Ivan Papanin de 7.000 toneladas o Proyecto 23550. Excepto que una adicción de importancia serán  la incorporación de dos misiles de crucero antibuque tipo Kalibr y de un cañón naval AK-176MA de 76 milímetros en una torreta diseñada para proporcionar una señal transversal baja de radar.

Si bien es bastante facil dar a los marineros un misil antiaéreo de hombro o armas pequeñas, un rompehielos con un arma de este tipo -más parecido a las empleadas en un destructor- es un poco inusual.
Resultado de imagen para Svalbard icebreaker
No es inaudito. El Svalbard, un rompehielos de 6.375 toneladas de la Guardia Costera Noruega , aunque pequeño comparado con los rompehielos más grandes, es el buque militar más grande de Noruega y lleva un cañón Bofors de 57 milímetros. El arte conceptual de Ivan Papanin se parece mucho a Svalbard , y podría muy bien inspirarse en él.

Los diseños de los próximos rompehielos de Harry DeWolf de Canadá son facsimiles cercanos del barco noruego. Asimismo, el enorme rompehielos nuclear de Rusia Sibir, que sirvió desde 1978 hasta 1992, también fue fotografiado con un cañón emplazado en su cubierta.
Un cañón AK-176 en el USNS 'Hiddensee' en 1993. 'Hiddensee' fue originalmente un buque de Alemania oriental adquirido después de la Guerra Fría. Foto: Marina de los EE.UU.

Los rompehielos han adquirido una importancia estratégica ya que la disminución del hielo marino debido al cambio climático mundial promete abrir grandes reservas de petróleo en un área con una confusión de fronteras marítimas y demandas competitivas.

Los rompehielos son principalmente barcos de tiempo de paz diseñados para abrir pasajes para el transporte civil, pero estos buques con sus cascos reforzados rompiendo el hielo podrían de igual manera despejar un camino para los buques de guerra en caso de un conflicto.

Los rompehielos armados podían patrullar en esas situaciones, e igualmente importante, hacerlas cumplir en teoría. Los Estados Unidos, en comparación tiene sólo dos rompehielos operacionales, y está financiando un tercero. Pero la mayor parte de los recursos economicos para el Ártico ya están repartidos, como recientemente señaló Andreas Kuersten, "los rompehielos son menos útiles militarmente de lo que los medios de comunicación populares consideran que son".
Resultado de imagen para Svalbard icebreaker
Por otro lado, Rusia está comenzando con una desventaja, ya que requiere un gran número de rompehielos para despejar los accesos hacia y desde sus astilleros del Norte. Y mientras estos buques abren más senderos en el Ártico para que los buques de guerra puedan maniobrar, esos buques deben seguir los rompehielos de una manera predecible, lo que los hace vulnerables a los ataques de submarinos, mucho más útiles en el Ártico que los buques de superficie.

La guerra submarina es donde la Marina de los EE.UU. -que posee 41 submarinos capaces de perforar el hielo desde abajo- tiene una gran ventaja comparada con Rusia, que tiene 25 submarinos adecuados y que también navegan con menos frecuencia. Un nuevo rompehielos ruso con unos misiles de crucero y un cañón de 76 milímetros no cambiará eso.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Rusia quiere poner un cañón de 76 milímetros en un rompehielos on Facebook

Rusia construyó un helicóptero de ataque naval que no puede usar



Por Dave Majumdar (WIB) -  (Traducción Desarrollo y Defensa) - El Ka-52K es prácticamente inútil
Rusia construyó un helicóptero de ataque naval que no puede usar
El helicóptero de ataque Kamov Ka-52K de la marina rusa completará otra ronda de pruebas a bordo antes de finales de 2019. El Ministerio de Defensa ruso recibirá la nueva aeronave poco después. "Los ensayos con helicópteros estarán terminados antes de finales de 2019. Así, las entregas al Ministerio de Defensa comenzarán inmediatamente después de los juicios", dijo a la agencia de noticias TASS de Moscú, Russian Helicopters, una división de Rostec  .

Mientras que el helicóptero de ataque Ka-52K es una máquina capaz, esta aeronave no es probable que se produzca en números significativos ya que Rusia no tiene actualmente una necesidad de ello.

El Ka-52K tuvo un buen desempeño durante las pruebas de combate en Siria cuando el portaaviones ruso el Almirante Kuznetsov se desplegó en el Mediterráneo el año pasado, pero el helicóptero fue diseñado principalmente para operar desde los dos buques de asalto anfibios franceses clase Mistral que el Kremlin por entonces había ordenado a Francia .

Después de la ruptura del acuerdo del Mistral , el Ka-52K no tiene realmente un lugar en la orden de batalla de la marina rusa. "Sin Mistral , este helicóptero no es especialmente necesario para la marina, que probablemente va a comprar un escuadrón, no más", expreso el investigador Mikhail Barabanov, editor de la Breve Moscú Defensa  - publicado por el Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías - dijo  a National Interest.

La marina rusa no tiene naves de asalto anfibias con una gran cubierta. En este momento, sólo  Kuznetsov y el futuro clase Ivan Gren -buque de desembarco- son buques son capaces de albergar el Ka-52K. pero, "la única plataforma real para ellos es nuestra única compañía ya que pueden llevar sólo dos helicópteros", dijo Vasily Kashin, un alto miembro del Centro de Estudios Europeos amplia e Internacionales de la Escuela Superior de Economía de Moscú.
El portaaviones ruso "Almirante Kuznetsov". Foto a través de Ermaleksandr / Flickr

El Kuznetsov  realmente no necesita el Ka-52K, ya que hay muchos otros aviones a bordo que son más importantes para la misión primaria del transporte armado, ya que  navega con escolta y buques de guerra de custodia. Ademas, las misiones ASW y los helicópteros ASW en tiempo de paz no son muy necesarios ", dijo Barabanov.

Kashin dijo que la marina de guerra rusa podría encontrar algunas nuevas maneras de utilizar el Ka-52K del Kuznetsov . "Básicamente,  Kuznetsov  puede actuar como transportador de helicópteros, y en misiones de corto alcance, los helicópteros pueden incluso ser eficaces y serían capaces de generar un mayor número de salidas", dijo Kashin.

Por otra parte, si el Ka-52K - que está equipado con un radar de búsqueda de superficie de gran alcance y  misiles anti-buque X-35- trabajado conjuntamente con otros buques de transporte, podría resultar ser una plataforma multirrol muy potente. "Usted puede tener un helicóptero con Ka-52K capaz de usar misiles Х-35 y Hermes ambos de tipo Aire- Superficie de largo alcance más los helicópteros AEW. Tal nave puede realizar muchas misiones que son realizadas por el grupo de batalla del portaviones a una fracción del costo", explico Kashin.
La variante del portador Ka-52K. Foto: Vitaly V. Kuzmin
"Por supuesto, hay muchas limitaciones, pero aún así, especialmente cuando se combina con combates de superficie y con submarinos que transportan SAM de largo alcance y misiles de crucero. lo que nos permitirá sacar el máximo de nuestro viejo portaaviones, creo.

Michael Kofman, científico investigador especializado en asuntos militares rusos en el Centro de Análisis Navales, es menos optimista y expreso: "El Kuznetsov  -que estará entrando en revisión este año- no es un buque confiable en el mejor de los casos y es de uso militar limitado". "La cuestión principal es que no hay ningún buque desde el que se pueda navegar los Ka-52Ks probablemente en los próximos 10 años, y la única nave que podría estar disponible,  Kuznetsov , es prácticamente inútil", dijo Kofman.

Los rusos están discutiendo la construcción de un buque de asalto anfibio para llenar el agujero dejado por la compra cancelada de Mistral, pero esos buques estarán disponibles dentro de una década - suponiendo que se materialice el proyecto. "Actualmente se están discutiendo dos variantes principales de los buques anfibios universales, o LHD, pero no parecen estar en los papeles hasta mediados de la década de 2020 al menos, dijo Kofman. Sólo el tiempo dirá, si se construirá y cuando Rusia podría contar con una nueva nave anfibia de asalto de gran cubierta.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Rusia construyó un helicóptero de ataque naval que no puede usar on Facebook

Infraestructura: El listado más importante (II)



Resultado de imagen para El listado más importante + La NaciónPor Diego Cabot - LA NACION
En un país con serias fallas en sus servicios básicos, el Gobierno decidió jugar fuerte con proyectos que implican una alta inversión y un fuerte impacto en el interior; inundaciones, cloacas, transporte y energía, en el eje de la estrategia.

1. Sistema Matanza Riachuelo
Inversión: 1200 millones de dólares
Impacto: cuando esté terminada la obra, habrá alrededor de 4,3 millones de habitantes con acceso a cloacas, un servicio con el que hoy no cuentan
Fecha de finalización: según lo proyectado, la obra debería estar concluida el primer trimestre de 2021

2. Acueducto del Chaco
Inversión: aún falta un desembolso aproximado de 2000 millones de pesos.
Impacto: en el inicio, 380.000 habitantes; 417.000 en 2020
Descripción: Es una obra que se anunció varias veces y estuvo paralizada dos años. Llevará agua potable a poblaciones del Norte de Chaco

3. Centrales Kirchner y Cepernic
Inversión: más allá de las reformas que tuvo el proyecto, se estiman en US$ 4500 millones
Proyecto: las polémicas centrales hidroeléctricas sobre el Río Santa Cruz son más pequeñas que las que licitó el gobierno de Cristina Kirchner. Es la obra pública más importante del país y esta financiada por China

4. Belgrano Cargas
Inversión: todo el plan tiene una proyección de 15.000 millones de pesos, pero todo se hará en etapas
La obra: se prevé la renovación de 17.000 kilómetros de vías, de las cuales 7500 se rehabilitarán y el resto, se cambiará. Ya llegaron 150 vagones y se recibieron 20 locomotoras para el ramal

5. Cloacas en Córdoba
Inversión: 4600 millones de pesos, con aportes de la provincia y de la Nación
Impacto: Córdoba es la segunda ciudad del país, pero sólo tiene cobertura de cloacas en un 25 por ciento de la población. Macri pretende llevar la cobertura de agua al 100% de la población, y la de cloacas, al 75%

6. Mil kilómetros de autopistas
Inversión: entre 2016, 2017 y 2018, Vialidad invertirá en rutas 240.000 millones de pesos
Proyecto: El Gobierno quiere completar su promesa de duplicar la cantidad de autopistas (actualmente de 2800 kilómetros) en cuatro años; además, se construirán rutas seguras

7. Soterramiento del Sarmiento
Inversión: 3000 millones de dólares.
Adjudicación: la polémica en torno al ramal más populoso del sistema ferroviario estuvo siempre. Primero, por la necesidad o no de hacer esta megaobra; después, por el papel de Odebrecht y de Iecsa como adjudicatarios; el Gobierno decidió ponerla en marcha

8. Canal San Antonio
Inversión: se proyectan 771,2 millones de pesos.
Ubicación: La obra está situada en el límite de Santa Fe y Córdoba.
Impacto: se sanearán alrededor de 600.000 hectáreas que se inundan, además de favorecer a 168.000 habitantes de la zona. Tiene un plazo de ejecución de 20 meses.

9. Renovación de aeropuertos
Inversión: hasta 2019 se invertirán 23.000 millones de pesos
Proyecto: El plan de obras contempla 18.970 millones de pesos para remodelar estaciones, otros 2340 millones de pesos para aparatos nuevos en los servicios de aeronavegación, y otros 1700 millones para mejorar la aviación civil

10. Plantas depuradoras de agua
Inversión: sólo en la planta de Hurlingham se invertirán 714 millones de pesos.
Impacto: esta obra llevará beneficios a 300.000 habitantes. En el Gran Buenos Aires están programadas y en proceso de licitación varias plantas que mejorarán la calidad del agua y llevarán agua potable a millones de habitantes

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Infraestructura: El listado más importante (II) on Facebook

Un tren que anduvo 200 metros y costó millones (II)



(La Nación) - El ferrocarril turístico que jamás se terminó fue uno de los mayores casos de corrupción

Cuando Río Turbio era un polo exportador de carbón, la mina y el puerto de Punta Loyola, muy cerca de Río Gallegos, estaban unidos por un ferrocarril de trocha angosta, similar a La Trochita. Demasiados condimentos como para no pensar un negocio en ese ramal.
Desechos. Uno de los playones ferroviarios, donde se oxidan viejas locomotoras a vapor
Desechos. Uno de los playones ferroviarios, donde se oxidan viejas locomotoras a vapor. 

Así fue. Desde el Ministerio de Planificación Federal le notificaron a YCRT que se iba a recuperar el trayecto para que sea un tren turístico con salida desde Río Gallegos, estaciones intermedias en algunas estancias, con destino final en Río Turbio y Puerto Natales.

Pero el proyecto no funcionó. O mejor dicho, no funcionó como proyecto turístico pero sí como negocio voraz para varios funcionarios, desde Julio De Vido para abajo, que hoy intentan explicar que no hubo una fenomenal estafa.

Miguel Arancio, subgerente de Abastecimiento, fue quien investigó el asunto. "Cuando asumimos, había muchas facturas sin pagar y los proveedores nos llamaban para que canceláramos", dice. Todo se armó con el mismo esquema de triangulación: el ministerio le encargaba a la Regional Río Gallegos de la Universidad Tecnológica Nacional, que a su vez, contrataba a la Fundación propia, facturaban 10% de comisión cada una y, finalmente, YCRT pagaba.

"No había nada de documental. Entonces les pedimos a los proveedores que nos acerquen la documental, los contratos y las cotizaciones", explica. Las sospechas se confirmaron rápido. "Verificamos que más allá de lo que el proveedor había firmado, la facultad nos pasaba a nosotros un precio mucho mayor, un sobreprecio puesto por ellos. Había casos en los que el proveedor estaba en connivencia con la Fundación, otros en los que pasaba un precio de mercado y después la Fundación pasaba el sobreprecio. Más allá del tren, con esta operatoria se encontraron 282 convenios específicos. "El total firmado era de 3300 millones de pesos. Llegaron a facturar 1300 millones y, de eso, cobraron 1000 millones", comenta.

Pasó lo que tenía que pasar. El tren nunca se terminó, pero sí se apuró al proveedor para que lo termine a medias para una inauguración en plena campaña de 2015. "Los trabajos los hizo GYG Electromecánica. No había terminado la locomotora y le dijeron que sí o sí la tenía que armar para hacer una inauguración. La acondicionaron y la trajeron. Ese show de puesta en marcha costó un millón de pesos y el tren no estaba terminado, no tenía entrega final. Anduvo 100 metros, sacaron la foto y listo", explica Arancio.

GYG Electromecánica presupuestó el trabajo de puesta a punto en 31,4 millones de pesos. "La facultad facturó a YCRT unos 48,7 millones, es decir, 55% de diferencia. GYG llegó a facturar 18,4 millones y la facultad nos facturó 32,9 millones, es decir, 79%. La universidad le pagó los 18 millones a la empresa, el resto no se sabe qué pasó", finaliza el subgerente.

Ahora el ferrocarril espera, quieto y sin terminar, en un galpón.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Un tren que anduvo 200 metros y costó millones (II) on Facebook

Apuesta por la infraestructura: las diez obras más relevantes



Por Diego Cabot - LA NACION
En un país con serias fallas en sus servicios básicos, el Gobierno decidió jugar fuerte con proyectos que implican una alta inversión y un fuerte impacto en el interior; inundaciones, cloacas, transporte y energía, en el eje de la estrategia

Mauricio Macri es ingeniero. Además, es presidente de un país que tiene un enorme déficit en infraestructura. Está convencido de que las grandes obras tienen un fuerte impacto en la vida de los ciudadanos. También sabe que la obra pública es uno de los grandes anabólicos de la economía a la hora de tomar impulso. El combo es perfecto para apuntar a la infraestructura como uno de los pilares de la esperada recuperación y, de paso, como basamento de la política de Cambiemos.
Ahora bien, ¿cuáles son esas obras silenciosas cuyo impacto ya se ve en algunos indicadores y que de a poco podrán ser más que un obrador?

Foto: LA NACION

El caso de Santiago Maldonado terminó por ganar los titulares después de que el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, estuvo el miércoles pasado en el Senado. Pero en el discurso, la infraestructura ocupó un lugar central, casi tanto como el que ocupa en la gestión.

"Estamos ejecutando un plan de infraestructura ambicioso, federal y transparente. Estamos construyendo caminos, puertos y aeropuertos, recuperando líneas ferroviarias. Estamos actualizando y ampliando la infraestructura energética de nuestro país. Estamos ampliando la red de agua potable y cloacas para cumplir nuestra promesa electoral de darle agua al 100% y cloacas al 75% de los habitantes urbanos del país", dijo Peña entonces.

Más aún, destacó las formas que tienen las licitaciones. Dijo que ahora los sobres se cuelgan en Internet y que en licitaciones donde antes se presentaban cinco empresas, y que eran las mismas de siempre, ahora se presentan 20. "Esta transparencia y la ausencia de corrupción, nos permite aprovechar mucho mejor el presupuesto", aclaró.

Según sus palabras, entre 2011 y 2015, por ejemplo, cada kilómetro de ruta le costaba al Estado alrededor de 2 millones de dólares. "En 2016 pagamos 1,3 millones de dólares, un 35% menos", informó el jefe de Gabinete.

Dentro de ese universo enorme llamado infraestructura conviven cuatro grandes rubros, según lo ha denominado el Gobierno: transporte, energía, hídricos y resto, donde se encuentran vivienda, hábitat, Fondo Federal Solidario y educación.

El plan de infraestructura se inicia con un método. Todos los pedidos de los ministerios destinados a inversiones se hicieron exclusivamente a través del Banco de Proyectos de Inversión Pública (Bapin).

Allí llegaron 5615 proyectos de todas las jurisdicciones que suman un requerimiento de inversión alrededor de 600.000 millones de pesos. "Se está terminando de definir la selección de los proyectos específicos que se incluirán en el proyecto de presupuesto que se presentará la semana próxima", dijo Peña.

Además, los ministros del Interior, Transporte y Energía, Rogelio Frigerio, Guillermo Dietrich y Juan José Aranguren, trabajaron con los gobernadores con otras iniciativas. En paralelo, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, se encargó de buscar financiamiento para algunas de las obras grandes. Ese es el esquema.

En los primeros lugares de importancia en cuanto al impacto que generará, habitacional y político, está el sistema Matanza Riachuelo. "Es una obra para darle cloacas a más de cuatro millones de personas del área metropolitana. Es la obra más grande de agua que está financiando el Banco Mundial en el planeta", contaron desde la Secretaría de Recursos Hídricos. La obra permitirá escurrir 27 metros cúbicos por segundo y se proyectan 46 kilómetros de túneles. Con una inversión de 1200 millones de dólares, se prevé que esté terminada el 2021. Entonces, cuando el obrador se cierre, el proyecto habrá tenido impacto en 4,3 millones de habitantes.

Otra de las obras lejanas a los ojos porteños de vital importancia en el interior es el "Segundo Acueducto para el Interior de Chaco". El proyecto, que está en ejecución, tendrá un impacto para 380.000 personas inicialmente y se llegará a los 417.000 habitantes en 2020. La ex presidenta Cristina Kirchner inauguró varias veces la obra que, finalmente, estuvo parada dos años. Ahora se revitalizó. Tiene previsto tomar agua del Paraná, y de allí, cruda y sin tratar, llegar a Barranqueras. En ese lugar se potabilizará para partir con un acueducto de 175 kilómetros a la localidad de Luis Saenz Peña, en Chaco, desde donde se ramificará a poblaciones de la zona.

Los cordobeses también tienen una de las obras más importantes. Córdoba es la segunda ciudad del país y una de las más ricas, pero solo el 25% de la ciudad tiene cloacas. La obra consta de 45 kilómetros de cañería y una planta depuradora, empezó en 2016 y cuenta con aportes del gobierno provincial y del nacional.

En Santiago del Estero, sobre el río Salado, hay un proyecto que queda en medio de la desolación y que garantizará agua potable y para riego a todo el norte de la provincia. La obra es de esas que no suman votos a corto plazo, pero beneficia a localidades, parajes y zonas de pueblos originarios con pocos habitantes. Y va a permitir el desarrollo de una zona que hoy toma agua del Canal de Dios, un curso artificial que se alimenta del caudal del Salado. Pero no siempre llega agua a esa zona y esta obra, a la que se destinarán 1100 millones de pesos, promete terminar con la falta de agua.

Hay otras que podrían listarse. La planta de tratamiento y el colector para Bariloche, que va a permitir sanear el lago Nahuel Huapi. Tiene un presupuesto de 625 millones de pesos y tendrá impacto directo en 190.000 habitantes, además del ecológico por dejar de verter en el lago.

Hay una más de este área que vale la pena agregar. La construcción del Canal San Antonio, en el límite entre Córdoba y Santa Fe. "Son más de 160 kilómetros de canal y no se hace inversión significativa ahí hace como 80 años. Va a sanear 600.000 hectáreas de una de las zonas más productivas del país. La obra arranca antes del 20 de septiembre y esta semana salió la adjudicación en el Boletín Oficial", contaron desde el Ministerio del Interior.

Las más conocidas

Entre las obras mas relevantes desde el punto de vista de la inversión se cuentan dos polémicas. La primera es hidroeléctrica. Se trata de las centrales Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, ambas sobre el cause del río Santa Cruz. Hace poco más de un mes se aprobó el estudio de impacto ambiental y, si bien el proyecto cambió desde que lo adjudicó el kirchnerismo, el Gobierno decidió terminarlo a cambio de una inversión de 4500 millones de dólares, con lo que la convierte en la obra pública más grande de la Argentina.

La otra polémica estuvo en la reanudación del soterramiento del Sarmiento. Desde hace más de un año se decidió terminar el proyecto ferroviario más importante del país, al menos si lo que se cuenta es la inversión. El ramal que irá bajo tierra tiene previsto un desembolso de 3000 millones de dólares y tendrá impacto en 200.000 pasajeros. El tiempo de espera entre un tren y otro se reduciría de 10 a 3 minutos. Además, el tiempo de viaje disminuiría 20%, con lo que se pasaría de 37 minutos a menos de 30 para llegar de Once a Haedo.

No es la única obra ferroviaria de gran importancia. El Belgrano Cargas es una de las grandes apuestas En la Argentina, el 95% de la carga se transporta en camión. Mientras, el ramal permite ir a 14 kilómetros por hora. Un ejemplo: en 1984 la velocidad era de 50 kilómetros. La inversión para el ferrocarril de cargas llegará a US$ 15.000 millones, con 17.500 kilómetros de vías rehabilitadas: para 6600 habrá una renovación total y 10.900 tendrán mantenimiento pesado. Dietrich también motoriza la construcción de 1000 kilómetros de autopistas con una inversión proyectada de US$ 12.000 millones hasta 2019. Además, hay varias obras de renovación de aeropuertos, con fuerte impacto en el interior del país.

Así es el tablero de control de la infraestructura del primer presidente que a su vez, es ingeniero.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Apuesta por la infraestructura: las diez obras más relevantes on Facebook

William Magwood: "La Argentina puede convertirse en una potencia nuclear en la región"



William Magwood concedió una entrevista a Infobae en el ministerio de Economía. (Adrián Escandar)Por Jorgelina do Rosario  - jdorosario@infobae.com
El director general de la Agencia para la Energía Nuclear de la OCDE dialogó con Infobae durante su visita a la Argentina, que se incorporó como miembro pleno.

William Magwood concedió una entrevista a Infobae en el ministerio de Economía. (Adrián Escandar)

El camino de apertura de la Argentina al mundo está delineado. Pero las decisiones que tome el gobierno de Cambiemos en los próximos años en su política económica serán claves para que esa línea directriz se cumpla y sea coherente. En ese camino, el presidente Mauricio Macri se puso un objetivo no menor: ingresar al "club de los países ricos". 

Que a un país le abran la puerta a la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE) es sentarse en la mesa de las potencias mundiales. La lista de requisitos es larga, hay muchos exámenes y el proceso lleva años. Con un paso a paso que recién comienza, la Argentina aprobó este año un test importante al convertirse en el segundo país de América Latina después de México en ingresar como miembro pleno de la Agencia de Energía Nuclear (NEA, por sus siglas en inglés) del organismo.

Tras ese sello de confianza de la OCDE, el director General de la Agencia, William Magwood, llegó a Buenos Aires en un viaje oficial para reunirse con el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y recorrer las plantas nucleares Atucha I y II y el CAREM, el proyecto de reactor de baja potencia con ingeniería y diseño 100% nacional. Eso no fue todo. En su paso por la Argentina, también visitó el Centro Atómico en Bariloche y con el lago Nahuel Huapi como espejo de fondo, recorrió las instalaciones del INVAP.

Magwood es un demócracta con larga trayectoria en el mundo de la energía nuclear. Entre 1998 y 2005, fue director de Energía Nuclear en el Departamento de Energía de los Estados Unidos, bajo las presidencias de Bill Clinton y George W. Bush. Y antes de ingresar a la Agencia, se desempeñó como comisionado de la Comisión Reguladora Nuclear de los EEUU. 

En una entrevista a fondo con Infobae en su paso por la Argentina, dialogó sobre el presente nuclear del país, las inversiones de China en dos nuevas plantas en suelo local y sobre los ensayos nucleares de Corea del Norte, que hoy genera preocupación a nivel global.

-¿Qué cambia para la Argentina su ingreso a la Agencia de Energía Nuclear de la OCDE?
-Es un avance muy importante. La NEA representa a los países con mayor infraestructura y experiencia en el uso de energía nuclear civil. Esto incluye a la Argentina en discusiones y cooperación con Francia, Japón y Estados Unidos, que tienen amplia experiencia en tecnología nuclear, en investigación y los reguladores más experimentados. La Argentina ahora va a sentarse en la misma mesa que esos países y trabajará para resolver problemas difíciles y trazar el curso del futuro en energía nuclear.

-Tuvo una estadía de más de cuatro días en el país, y fue a dos plantas nucleares. ¿A qué conclusiones llegó en su visita?
-Sí, visité las plantas de Atucha I y II. Las dos están extremadamente bien mantenidas y operadas de manera experta. También tuve la oportunidad de visitar y hablar con el personal regulatorio de la Autoridad Regulatoria Nuclear. Quedé muy impresionado con su expertise. Y visité el reactor nuclear modular Carem, que es un proyecto muy emocionante.

– ¿El país puede convertirse en una potencia nuclear en la región?
-Absolutamente, puede ser una potencia en América Latina. La Argentina ya se ha convertido en tal vez el más prominente proveedor de reactores de investigación en el mundo. Ese es un rol muy importante que en el pasado era de los Estados Unidos.

-El país quiere convertirse en miembro pleno de la OCDE. ¿Cuán importante es el ingreso a la Agencia para continuar con ese camino?
-Los requerimientos para ser miembro de la agencia son técnicos. La OCDE tiene un carácter más político. Es un organismo donde países con posturas similares trabajan sobre amplios temas económicos y por ende, es todo mucho más complicado, más político y más caro en algunos aspectos. Y eso lleva más tiempo. Pero la experiencia de la NEA con Argentina muestra que el país sabe cooperar en este tipo de marcos.

-Pero después de esta visita, escribirá un reporte sobre lo que vio, las personas con las que habló para entregarlo a los representantes de la OCDE cuando llegue el momento…
-Será parte del proceso. Es probable que me reúna con el Secretario General de la OCDE y me pregunte con quiénes nos reunimos y cómo fueron las conversaciones. Seremos capaces de decir que tuvimos una discusión muy positiva.

-La NEA promueve el uso pacífico de la energía nuclear. Pero hoy todas las miradas están puestas sobre el programa nuclear de Corea del Norte. ¿Existe la posibilidad de una guerra nuclear con los Estados Unidos?
-Ése no es mi campo, trabajo con energía nuclear civil. Sólo diré que hay mucha gente trabajando en esos temas de manera muy responsable. Se necesitará mucha diplomacia cautelosa para resolverlo, pero personalmente no creo que sea posible que termine en una guerra de ese estilo. Todos tendremos que vigilar la situación cuidadosamente.

-¿Cree que las sanciones económicas son suficientes para tratar de que Corea del Norte ponga un alto a las actividades de su programa nuclear?
-Eso es lo que ha ocurrido en el pasado y no me sorprendería que sea el caso en el futuro. Pero de nuevo, esa no es mi área y me es difícil dar una opinión informada sobre eso.

-¿Cuán confuso puede ser para la sociedad la instalación de plantas nucleares para uso civil con las pruebas nucleares de Corea del Norte?
-La tecnología nuclear que países como la Argentina van a usar para generar electricidad no tiene nada que ver con lo que está pasando en Corea del Norte. Corea del Norte usa tecnología como el reprocesamiento nuclear para extraer plutonio. Si no se cuenta con esas instalaciones, no se tiene la capacidad de producir armas nucleares. Países como los Emiratos Árabes Unidos o Corea del Sur, al igual que muchos otros, no tienen interés en construir armas nucleares. Nadie está preocupado por la posibilidad de que ellos las construyan. No son las plantas nucleares, sino el ciclo de combustible nuclear lo que lleva a la proliferación de las armas.

Las relaciones con China

–El presidente Mauricio Macri firmó este año un acuerdo con su par chino Xi Jingping para financiar la construcción de dos nuevas plantas. Pero la provincia de Río Negro decidió que no quiere una planta nuclear en su territorio. ¿Por qué cree que se rechazó el proyecto?
-Después del accidente de Fukushima, hay muchas personas alrededor del mundo que se toma un tiempo para evaluar de manera muy cuidadosa. No es un asunto trivial el construir una planta nuclear de grandes dimensiones. Si uno construye una planta, hay grandes chances de que continúe operativa dentro de 60 años. Habrá dudas sobre si es seguro, el impacto en el medio ambiente y la economía de la región. Ésas preguntas tienen respuestas. A veces la gente está satisfecha con ellas, a veces continúa nerviosa. Es natural.

-¿Cómo observa la expansión nuclear de China en la Argentina?
China se convirtió rápidamente en un jugador muy importante. Hasta hoy construyó más plantas nucleares que cualquier otro país y tiene una capacidad industrial impresionante. Es natural que esté discutiendo la idea de exportar esa tecnología a otros países. A la hora de concretar su deseo de construir plantas nucleares, muchos países no tienen barreras tecnológicas o de infraestructura, sino financieras. Y China otorga créditos para que los proyectos se hagan realidad.

-¿Por qué China y no, por ejemplo, los Estados Unidos tiene ese rol?
China tiene un programa de infraestructura muy agresivo con alrededor de 26 reactores nucleares en su territorio. Ellos pueden proveer un servicio completo. Los EEUU no pueden proveer todos los servicios, tendría que traer partes y componentes de otras partes del mundo para avanzar. China presenta un paquete muy atractivo para otros países.

-Uno de los temores más grandes son los potenciales desperdicios de las plantas nucleares. ¿Qué puede decir sobre Atucha I y II?
-Creo que la seguridad es muy buena. Hay gente que está preocupada por los residuos nucleares. Tuve este tipo de conversaciones en Estados Unidos cuando era un regulador, también en otros países. Creo que estas preocupaciones no se condicen con la realidad. Los residuos nucleares pueden ser guardados de manera segura, efectiva y a bajo costo por largos períodos de tiempo. A largo plazo, tenemos la responsabilidad de desecharlo todo de manera segura. Tenemos que hacerlo, pero hasta que tengamos que tomar una decisión sobre el cómo, tenemos tiempo.
La central nuclear de Atucha.
La central nuclear de Atucha.

-Hace unos años, una de las mayores preocupaciones era la suba mundial de los precios del gas y el petróleo. Con la técnica del fracking, los precios bajaron de nuevo. En este escenario, ¿por qué un país estaría interesado en invertir en energía nuclear?
-Ese es el tema más grande que la energía nuclear está enfrentando hoy. Nunca tuvimos precios tan bajos durante tanto tiempo. El tema es que planear el suministro energético no es planear a cinco o 10 años, es planear a 50. La pregunta que hay que hacerse es: si sólo construimos plantas de gas ahora, ¿qué pasa en 20 años? Nos enfrentaremos con una situación donde seremos excesivamente dependientes del gas natural. Si de repente el gas se vuelve muy caro, nuestra economía estará en problemas porque ya será muy tarde para construir plantas nucleares.

-¿El camino es entonces tener un mix de energías?
-En muchos lugares, aunque hay gas natural barato, están construyendo plantas nucleares. Quieren tener diversidad energética. Quieren tener un suministro de energía que sea resiliente y confiable. Hace poco estuve en China, y el país concluyó que tienen que tener un poco de todo, y que la energía nuclear, la renovable, y las eficientes son parte de esos cálculos.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like William Magwood: "La Argentina puede convertirse en una potencia nuclear en la región" on Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Responsive Ads Here