domingo, 22 de enero de 2017

Desarrollo y Defensa

Desarrollo y Defensa

Video: Helicóptero Kamov Ka-52



Una bestia...
Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Video: Helicóptero Kamov Ka-52 on Facebook

Video: Misil antitanque TOW



Siempre presente...
Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Video: Misil antitanque TOW on Facebook

Video: Las 10 mejores pistolas 9mm





Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Video: Las 10 mejores pistolas 9mm on Facebook

El más largo interrogatorio a Saddam Hussein



Por Antonio Muñoz Molina - LA NACION
MADRID.- En diciembre de 2003, John Nixon llevaba cinco años dedicando su vida a una especialidad que combinaba lo extremadamente restringido y específico con lo inabarcable. Llegaba cada mañana a su escritorio en la sede de la CIA, en las afueras de Washington, y se pasaba el día entero averiguando y organizando todo lo que se pudiera saber sobre una sola persona, Saddam Hussein.

En 1998, cuando Nixon empezó su trabajo, Hussein era un déspota sanguinario en la plenitud de su poder. A finales de 2003 su régimen se había derrumbado casi de la noche a la mañana después de la invasión dirigida por Estados Unidos, y del paradero del dictador no se sabía nada, aunque había una recompensa de 25 millones de dólares para quien ayudara a apresarlo.

El trabajo de John Nixon había sido hasta entonces del todo sedentario y administrativo. Era un detective inmóvil persiguiendo a un fantasma. Había acumulado más información que nadie sobre todos los aspectos de la vida de Saddam Hussein, su infancia, su ciudad de origen, su familia, sus aficiones, sus esposas y sus hijos y las familias de sus hijos, sus amantes, sus parientes numerosos, sus manías, sus intenciones, su salud. Con la ayuda de médicos especialistas estudiaba fotos y videos de Saddam buscando síntomas de posibles enfermedades. Sabía que fumaba cuatro puros al día y que por la costumbre de chuparlo se le descolgaba por un lado el labio inferior. Y cuanto más averiguaba, más dificultad tenía en ordenar los fragmentos de un rompecabezas que se iba complicando al agrandarse, y más se daba cuenta de la extensión de todo lo que nunca llegaría a saber.

Dos circunstancias complicaban por añadidura su investigación: la primera, la posibilidad de que algunas de las imágenes y testimonios de Saddam no tuvieran que ver con él, sino con alguno de los dobles de los que al parecer se servía para desorientar a sus enemigos; la segunda, que sus informes tan empapados de erudición no despertaban mucho interés entre sus superiores en la CIA o entre los asesores y altos cargos de la Casa Blanca. 

John Nixon, un funcionario público orgulloso de su tarea, observaba, primero con desconcierto, luego con desolación y escándalo, que el presidente Bush, sus adláteres y sus aliados estaban dispuestos a embarcarse a cualquier precio en la invasión de Irak y a inventar pruebas falsas sobre las armas de destrucción masiva que Hussein habría acumulado. La información recogida por espías y analistas era tan superflua como todo el volumen abrumador de datos suministrados por la vigilancia electrónica, por la invasión ilegal y universal de las comunicaciones privadas. Y los propios directivos de la CIA procuraban entregar al presidente y a sus colaboradores tan sólo aquellos informes que confirmaran sus prejuicios y pudieran ser manipulados en beneficio de sus intenciones insensatas. 

Resultado de imagen para sadam husein muertoInvadieron un país y desataron una calamidad de muerte, destrucción y caos político sin haber dedicado ni cinco minutos a planear qué harían una vez que hubiera caído el dictador. A John Nixon, tan consagrado a su erudición, lo asombraba la ignorancia de quienes tomaban decisiones capitales para millones de vidas humanas y para el equilibrio del mundo. Pedían resúmenes muy simplificados y los dejaban sin leer, o los hacían modificar para adaptarlos a sus embustes y sus intereses.

En diciembre de 2003, Nixon estaba en Bagdad. Una noche recibió una llamada que de pronto daba sentido a todos sus años de estudio, a toda aquella erudición que cada vez más sospechaba superflua. Saddam Hussein acababa de ser apresado por un comando militar, pero hacía falta identificarlo sin ninguna duda, y nadie más que él podía hacerlo. Nadie en el mundo sabía tanto de Saddam Hussein.

En un vehículo blindado y con los faros apagados, lo llevaron al aeropuerto a más de 100 kilómetros por hora, para evitar emboscadas. John Nixon tiene talento para los detalles de atmósfera. Avanzó por un túnel medio a oscuras y al fondo había una puerta que daba a una sala de duchas. Saddam Hussein estaba sentado en una silla de plástico, con un ropón largo, con un chaquetón azul de cremallera.

Mostraba una tranquilidad perfecta. Aun sentado se veía que era un hombre muy alto y fuerte. John Nixon sabía los tres indicios que permitirían identificarlo: un pequeño tatuaje tribal en el dorso de la mano derecha, entre el pulgar y el índice; otro en forma de media luna en la muñeca derecha; una cicatriz de bala en el muslo derecho. Cuando Nixon, no sin escepticismo, porque sabía que era una noticia falsa, le preguntó por sus dobles, Hussein se lo quedó mirando con desdén y se echó a reír: "¿Quién le dice que soy yo, y no uno de ellos?"

Durante dos meses, todos los días, John Nixon interrogó a Saddam, o más bien conversó con él, siempre en la misma habitación cuartelaria y desnuda, con el suelo de tierra y las paredes de ladrillo, cada uno en una silla de plástico, a los lados de una mesa. Dejó la CIA unos años después y ahora lo cuenta todo, o todo lo que le permiten, en un libro de lectura inquietante, Debriefing the President (Interrogando al presidente). Cada día que hablaba con él le costaba más asociar a ese hombre con la figura agigantada que la propaganda había hecho de él. Había sido, desde luego, un tirano espantoso, un criminal sin remordimiento.

También era un hombre de inteligencia natural y muy escasa cultura que apenas había salido de su país y no sabía nada del mundo exterior. Ni tenía armas de destrucción masiva ni había estado detrás del atentado de las Torres Gemelas. Nunca entendió que siendo como era un dictador secular, Estados Unidos lo considerara un enemigo a destruir y no un aliado en la lucha contra el terrorismo islamista. Entre el interrogador y el interrogado iba creciendo una familiaridad inevitable. A Saddam Hussein lo halagaba que un agente de la CIA supiera tanto sobre él. John Nixon tenía la satisfacción de comprobar la exactitud de la mayor parte de sus conocimientos.

Algo que le dijo su prisionero no lo había sospechado nunca. En marzo de 2003, cuando empezó la invasión, Saddam Hussein ya estaba tan apartado del gobierno que apenas tomó ninguna decisión. Dedicaba su retiro a escribir una novela. Su queja más reiterada contra los americanos era que no le dejaban materiales para escribir y que le habían extraviado el manuscrito.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like El más largo interrogatorio a Saddam Hussein on Facebook

Procesaron a parte de la tripulación del narcobuque



Por Gabriel Di Nicola - LA NACION
El juez federal de Campana pudo determinar que la banda había concretado otros movimientos de droga
Utilizaron un barco de transporte para llevar diez toneladas de marihuana
Utilizaron un barco de transporte para llevar diez toneladas de marihuana. Foto: Ministerio de Seguridad

El buque Independiente, de bandera paraguaya y que transportaba contenedores, había zarpado desde Asunción y tenía como destino el puerto de Montevideo, en Uruguay. Al navegar por el río Paraná Guazú, a la altura del puente Zárate-Brazo Largo, la tripulación apagó las luces. Sólo dejó encendida una blanca, tenue. Fue en ese momento que tres lanchas se le pusieron al lado. Todo, desde cierta distancia y en medio de la oscuridad, era observado por personal encubierto de la Prefectura Naval que estaba en la zona, tras la pista de una importante banda narco. Faltaba un día para que terminara 2016 y pocas horas para que la Prefectura Naval secuestrara el mayor cargamento de marihuana del año: 10.360 kilos.

La droga, según una investigación a cargo del juez federal de Campana, Adrián González Charvay, habría sido descargada desde el buque Independiente hacia las tres pequeñas embarcaciones y llevada hasta una isla río abajo del margen izquierdo, a la altura del kilómetro 171 del Paraná Guazú, donde parte de la banda ocultó la droga camuflada con hojas y ramas.

La investigación de González Charvay y del fiscal federal de Campana, Pedro Rebollo, había comenzado el 20 de abril de 2015 después de una denuncia anónima recibida en la División Delitos Económicos de la Prefectura Naval, donde se sostenía que una persona llamada "Miguel Ángel Fernández viviría del contrabando en Zárate".

Fuentes judiciales calificaron el expediente judicial como "emblemático" de lo que sucede en la hidrovía del río Paraná, porque siempre en la inteligencia criminal se tuvo como hipótesis de trabajo que los grandes cargamentos de marihuana llegan a territorio argentino en buques desde Paraguay y que la droga es descartada hacia pequeñas embarcaciones para después introducirla en la ruta de la comercialización minorista. En este caso se pudo confirmar esas sospechas.

La investigación

"Se logró constatar que Miguel Ángel Fernández habría organizado una banda dedicada al tráfico internacional de estupefacientes, la que en principio habría sido conformada por Martín Solivella, Gastón Altamirano, Martín alías «El Mago», Alejandro Fernández y una NN de nacionalidad paraguaya, realizando maniobras de contrabando de estupefacientes, los que según se sospechaba serían traídos de Paraguay, en distintos buques que hacían tránsito por el río Paraná Guazú, infiriéndose que se desprendían del estupefaciente en la zona del puente de Zárate-Brazo Largo, en donde parte de los investigados recuperarían la misma, para luego llevarla a tierra al camping Los Pinos, en Entre Ríos, que a la vez resultó ser de propiedad de uno de los investigados", afirmó el juez González Charvay en una reciente resolución donde procesó con prisión preventiva a los sospechosos.

Los 10.360 kilogramos de marihuana fueron secuestrados en dos tandas. Primero, el 30 de diciembre pasado, los prefectos secuestraron los 393 bultos de marihuana que pesaban 7984 kilos en inmediaciones de la isla El Dorado. Y entre el 30 y 31 de diciembre pasado, los detectives de la Prefectura Naval decomisaron otros 2376 kilos en inmediaciones del kilómetro 144 donde se encuentra la confluencia de los río Paraná Guazú, el río Paraná Mini y el canal Gobernador Arena en la Segunda Sección de Islas del delta del Paraná.

"Surge de la extensa investigación desplegada por la prevención, como así también de las transcripciones realizadas de las escuchas telefónicas, la maniobra que en principio se verificó en la presente, ya había sido realizada en anteriores oportunidades, no pudiendo especificarse cómo las mismas fueron realizadas", explicó el juez González Charvay en su resolución.

El magistrado federal de Campana procesó a 13 sospechosos con prisión preventiva, entre los que se encuentra parte de la tripulación del buque Independiente.

Para González Charvay no hay dudas de que "la maniobra de contrabando" no se pudo haber hecho sin la participación de parte de la tripulación. "Tal cantidad de estupefaciente no podría haber sido descargada del buque de acuerdo a las maniobras descriptas sin que parte de la tripulación se encargara de la conducción del buque en la zona donde se realizó y otra parte se encargara de realizar la maniobra de descarga del alcaloide", afirmó el juez federal de Campana.

Esperamos que se enajene el buque a estos traficantes y que pase a formar parte de la flota de la Prefectura Nacional o a la Armada Argentina.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Procesaron a parte de la tripulación del narcobuque on Facebook

Luis Caputo: "A partir de ahora queremos depender cada vez menos del financiamiento externo"



Por Martín Kanenguiser - LA NACION
El ministro de Finanzas afirmó que en 2017 se tomará más deuda en el mercado local que en el internacional y que ya está cubierto el 70% de las necesidades
Foto: Ricardo Pristupluk.

El ministro de Finanzas, Luis Caputo , se bajó ayer del avión que lo trajo de los Estados Unidos, después de la exitosa colocación de la deuda, y fue directo a su despacho. Junto a su jefe de gabinete, Pablo Quirno, y al secretario de Finanzas, Santiago Bausili, recibieron a la nacion y a Clarín para una entrevista, en la que afirmó que la voluntad del Gobierno a partir de ahora es depender cada vez menos del financiamiento externo. Por esa razón, precisó que la semana próxima habrá una licitación de bonos en pesos.

-¿Por qué tomaron deuda por US$ 7000 millones en vez de los 5000 millones que anunciaron a priori?
-En principio pensábamos en 5000 millones, pero como los inversores estaban muy contentos con el plan financiero y el plan económico nos pidieron 7000 millones, que son los dólares que necesitábamos para todo el año. Esa satisfacción se reflejó en el hecho de que, desde que empezamos el road show, los bonos subieron cinco puntos.

-¿O sea que no harán más colocaciones en dólares este año?
-No, a menos que podamos anticipar el repago de los cupones ligados al PBI, del Repo, o de los vencimientos del 2018 si en unos meses el mercado tuviera mucho apetito.

Otro tema importante es el efecto del posblanqueo, junto con Vaca Muerta; son dos aspectos fundamentales de lo que viene.
- Es probable que una parte del blanqueo empiece a volver al país. Y eso es importante para el desarrollo del mercado local. Ahora queremos depender cada vez menos del financiamiento externo. Y por eso por primera vez tomaremos más fondos acá que afuera. Si el mercado local se desarrolla, veremos más créditos a buenas tasas.

-¿Y la emisión en pesos?
-Será la semana próxima, por el equivalente en dólares a un monto entre 1000 millones y 1500 millones; resta definir si será con bonos ajustables por inflación o con tasa fija, o una combinación de ambos.

-¿A qué atribuye la alta demanda que recibieron afuera?
-Cayó muy bien entre los inversores el cambio en los niveles de emisión, porque pensaban que habría una emisión fenomenal de bonos argentinos este año, pero resulta que, si se cuenta también a las provincias y a las empresas, será la mitad que en 2016. El gobierno nacional emitió en 2016 19.250 millones de dólares y este año 7000 millones; las provincias 7000 millones y ahora 4000 millones y las empresas repetirán los 5000 millones del año pasado. Les explicamos que la suba de la tasa en los bonos de Estados Unidos podía compensarse con la baja del riesgo argentino. Por eso para nosotros lo más importante es seguir haciendo las cosas bien.

-¿De dónde vinieron las ofertas para la emisión?
-De Londres, Nueva York, Los Ángeles y de Asia.

-¿Se despejó el panorama de este año?
-El refinanciamiento podría haber sido un problema desde la elección de Trump; por eso estamos más que contentos por haber removido esta incertidumbre. Ya cubrimos el 70% de las necesidades del año.

-¿Entonces por qué no tomaron más dólares?
-Es parte de la credibilidad que queremos transmitir; si dijimos que íbamos a tomar hasta US$ 7000 millones y después tomamos US$ 12.000 millones, eso no te juega a favor. Vamos a enfrentar un año en el que los indicadores económicos van a ser todos mejores que 2016, en un contexto en el que la emisión será cada vez menor. Eso hace que nuestro riesgo país caiga.
La deuda del año pasado de las empresas era para refinanciar vencimientos; este año es para invertir.

-¿Cuándo bajará el riesgo país al nivel del resto de la región?
-No nos ponemos metas con eso, nuestro trabajo es hacer lo que ayude a que las tasas sigan bajando.

-¿Recomprarán cupones del PBI?
-Nos gustaría comprarlos, mucho más a estos precios, pero hay que armar una estrategia administrativa para que no haya problemas.

-¿Si la economía crece más del 3,25% pagarán el cupón en 2018?
-Sí.

Las claves de los pagos de deuda de este año

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, precisó que el programa financiero de este año implica pagos por US$ 40.000 millones, 20.000 millones de amortizaciones y 20.000 millones de deuda nueva.

Las fuentes serán US$ 3800 millones de entidades multilaterales, 6000 millones del crédito de los bancos, 14.000 millones del mercado doméstico, 10.000 millones de afuera, 2000 millones del sector público y 4500 millones de renovación de Letes.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Luis Caputo: "A partir de ahora queremos depender cada vez menos del financiamiento externo" on Facebook

Tablero de control: el trío que supervisa la gestión gana más poder



Por Santiago Dapelo - LA NACION
El Gobierno ideó un software para monitorear el avance de los 100 objetivos que trazó Macri; está a cargo de Peña, Quintana y Lopetegui
Resultado de imagen para tablero de control + gestión politica
Imagen ilustrativa a modo de ejemplo.

Como si se tratará de un tablero de control, el Gobierno puso en marcha una "botonera" para seguir los avances del proceso de metas y de la gestión. Dos colores sirven de indicadores y permiten la evaluación del rendimiento de cada ministerio. El verde se utiliza para resaltar los programas que avanzan en tiempo y forma. Pero cuando en la pantalla aparece el rojo es una señal de "alarma temprana" para ajustar las clavijas y exigir un mayor esfuerzo.

Los encargados de velar por el cumplimiento de los plazos son el jefe de Gabinete, Marcos Peña , y los secretarios de Coordinación Interministerial, Mario Quintana , y de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui . Ya sin problemas de comunicación interna, después de los últimos cambios en el gabinete nacional nadie cuestiona al tridente que el presidente Mauricio Macri califica como sus "ojos e inteligencia".

Formalmente se trata de un software que diseñó especialmente el Ministerio de Modernización, a cargo de Andrés Ibarra, para llevar adelante el monitoreo de los 100 objetivos que se impuso el jefe del Estado para su mandato. El seguimiento de cada área es quincenal y cada ministro o responsable del programa deberá comparecer ante el trío de funcionarios más cercano al Presidente que, según adelantaron fuentes oficiales, participará de algunos de los encuentros.

"Es un método de trabajo que va más allá del control. Gobernamos por objetivos, con metas claras. Es la única forma de organizar y trabajar en una organización tan grande, pero no se trata de un seguimiento minuto a minuto", explicaron fuentes de la Jefatura de Gabinete.

Desde la Casa Rosada fueron muy enfáticos para resaltar que de ninguna manera se trata de una auditoría, sino que lo que buscan es ayudar a los equipos de trabajo de cada ministro. "Sirve para priorizar y jerarquizar las metas. Esto ayuda al equipo a focalizarse. Es mejor ir juntos que rápido", dijo Quintana a LA NACION.

No cumplir los objetivos no implicará una sanción inmediata, sino un llamado de atención. "En ese caso lo hablaremos y trataremos de solucionar las fallas", explicaron fuentes oficiales. ¿Y qué sucederá ante la repetición de demoras o errores?, preguntó LA NACION. "En ese caso será decisión del Presidente, es el jefe. Está al tanto de todo lo que ocurre", explicó una fuente que conoce todo el proceso de monitoreo.

En el Gobierno consideran que la primera etapa, la de "normalizar los problemas macro" que les dejó el kirchnerismo -las variables macroeconómicas como la inflación y el déficit-, ya se cumplió y que ahora es el tiempo de encarar los problemas micro. En palabras de Lopetegui: "Tenemos que ver cómo mejorar la competitividad sector por sector".

Uno de los principales problemas que Macri y su equipo se encontraron cuando se hicieron cargo del Poder Ejecutivo fue tener que administrar un Estado "tan grande". "Sin disciplina es difícil alcanzar resultados", agregó un hombre con acceso diario al despacho presidencial.

"La agenda de un funcionario puede ser muy intensa. Podés tener reuniones durante todo el día y llegar a tu casa a la noche y decir «estoy muerto». Podés hacer eso todos los días y trabajar sin parar, pero no siempre eso genera resultados. Nuestro objetivo es poner el Estado al servicio de la gente", agregó Quintana.

Entre las metas que dio a conocer el Presidente tras el "retiro espiritual" que realizó con sus ministros a fin de año en Chapadmalal se destacaron la eliminación del déficit fiscal, una inflación de 5% para 2019, la implementación de la Boleta Única Electrónica y construir 2800 kilómetros de autopistas y 4000 kilómetros de rutas seguras.

Los retos, explicados en los 100 objetivos que el Gobierno se comprometió a cumplir en los tres años de mandato que le quedan a Macri, están repartidos en ocho ejes: Estabilidad Macroeconómica, Acuerdo Productivo Nacional, Desarrollo de Infraestructura, Desarrollo Humano Sustentable, Combate al Narcotráfico y mejora de la Seguridad, Fortalecimiento Institucional, Modernización del Estado y la Inserción Inteligente al Mundo. Algunos de los programas como la puesta en marcha de un plan monetario y cambiario, el ordenamiento del gasto público, la reforma tributaria, la reforma política y el plan nacional vial ya están en marcha.

"Peña, Quintana y Lopetegui sienten que están bajando de Sierra Maestra para hacer la revolución democrática que ponga a la Argentina en el lugar que merece en el mundo y no en el desastre que hemos conseguido durante tantos años", exageró uno de los principales asesores de Macri, que, además, aseguró que el método que pusieron en marcha "funciona muy bien porque tiene un equipo de profesionales que sería la envidia de las mejores consultoras y con una vocación de servicio y cambio únicos".

El tridente de confianza de Macri no tiene dudas que "este acompañamiento" genera "energía positiva en los equipos". Y según explicaron, no se trata de algo fuera de la común, sino que es un método de trabajo muy utilizado en otros países. "Lo que ha sido raro es que un gobierno haga gestión", describió, con ironía, una fuente cercana al jefe del Estado.

Fuente: desarrolloydefensa.blogspot.com

Leer Más
share on Twitter Like Tablero de control: el trío que supervisa la gestión gana más poder on Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario