lunes, 27 de julio de 2015

La próxima guerra.

La próxima guerra.

Policía británica filtra por error un polémico plan secreto antiterrorista



la-proxima-guerra-reino-unido-filtra-plan-antiterrorista-contra-estado-islamico
Un plan secreto que contempla el despliegue masivo de tropas armadas en las calles del Reino Unido en caso de un ataque terrorista ha sido revelado accidentalmente por un portal policial británico.

En el plan se considera el envío de más 5.000 soldados fuertemente armados a las ciudades del país si el Estado Islámico u otras organizaciones extremistas lanzaran ataques simultáneos en suelo británico, una respuesta militar sin precedentes contra el terrorismo, informa 'Daily Mail', que se percató de la información antes de que fuera eliminada de la fuente original.

Militares y policías trabajarían en conjunto en el marco de la estrategia, ofreciendo "seguridad y protección" contra nuevos ataques, mientras expertos antiterroristas y servicios de inteligencia se enfocarían en los autores de los atentados.

Los planes fueron elaborados en abril pasado durante una reunión celebrada a puerta cerrada por el Consejo Nacional de Jefes de Policía, en cuyo portal fue publicado originalmente la información, en la que señala que el programa está en discusión al más alto nivel del Gobierno, pero no ha sido mencionado en el Parlamento.

Medios locales indican que el despliegue masivo de efectivos militares generaría gran polémica en el país -aunque ayudaría a mantener a salvo a la población-, porque daría la impresión de que el Gobierno ha perdido el control o se está imponiendo una ley marcial.

Fuente: Daily Mail





Fuente: www.laproximaguerra.com
Leer Más
share on Twitter Like Policía británica filtra por error un polémico plan secreto antiterrorista on Facebook

Turquía, a un paso de ser nuevo punto caliente de Oriente Próximo



la-proxima-guerra-turquia-a-punto-de-ser-el-proximo-punto-caliente-de-oriente-medio
Las dos campañas militares lanzadas por Turquía podrían convertir a este país en un nuevo punto caliente de Oriente Próximo, según comenta este lunes Nezavisimaya Gazeta.

La situación actual en Turquía es extremadamente delicada, cita el rotativo a la subdirectora del Instituto Ruso de Estudios Estratégicos, Anna Glázova.

"Turquía tiene todas las de convertirse en un nuevo punto caliente de Oriente Próximo", opina la experta.

Al abrir dos frentes de guerra –contra el Estado Islámico y contra los kurdos iraquíes–, Ankara también ha convertido en enemigos férreos a los kurdos en territorio nacional, según Glázova.

Esto se debe a que probablemente el presidente Erdogan vea como una amenaza mayor a los kurdos que al Estado Islámico, señala.

Además, un cuarto enemigo podrían ser para Turquía las fuerzas del presidente sirio Bashar Asad.





"La escalada de las tensiones es extremadamente peligrosa, pero podría utilizarse por el Gobierno turco para lograr sus objetivos políticos dentro del país, como impedir una coalición y convocar elecciones anticipadas", resume la experta.

El pasado viernes, el Ejército turco comenzó una operación militar contra el grupo Estado Islámico (EI) en el norte de Siria y contra el PKK en el norte de Irak, usando cazas F-16, carros de combate y artillería.

La operación fue lanzada tras el ataque de Suruc, cerca de la frontera con Siria, y los asesinatos de policías en el sureste del país de los que se responsabilizó el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

Fuente: Sputnik

Fuente: www.laproximaguerra.com
Leer Más
share on Twitter Like Turquía, a un paso de ser nuevo punto caliente de Oriente Próximo on Facebook

Turquía creará una zona de exclusión aérea en Siria



la-proxima-guerra-turquia-creara-zona-de-exclusion-aerea-en-siria
Turquía obtiene luz verde para pergeñar un área que tendrá 98 km de largo y 40 de ancho

El plan despierta muchas dudas por cuestiones legales, logísticas y de seguridad

Turquía está crecida. Tras firmar con Estados Unidos un pacto sobre Siria que colma sus ambiciones, los turcos interpretaron a su manera la "guerra al terror" solicitada por Washington bombardeando este fin de semana a los "terroristas" de la guerrilla PKK en Irak, paradójicamente aliados contra el Estado Islámico (IS). Aquel golpe desvió la atención del verdadero tablero de juego, Siria, que aguarda próximos cambios dramáticos.

El Gobierno turco anunció ayer una tercera oleada de ataques contra posiciones del IS sin violar el espacio aéreo sirio. Los bombardeos, que ya han dejado 35 militantes muertos, se han concentrado en la única franja de terreno fronteriza entre Turquía y los dominios del auto proclamado "califato" del IS (provincia de Alepo). Fruto de la entente entre Ankara y Washington, se prevé que esta zona recobre protagonismo en la guerra al IS.

Según señaló ayer el ministro de Exteriores Mevlut Çavusoglu, una vez se expulse al IS de esta área "se formarán con naturalidad 'zonas seguras'. "Siempre hemos defendido [la creación de] zonas seguras y zonas de exclusión aérea en Siria. Los desplazados pueden habitar dentro de estas zonas", añadió el jefe de la diplomacia de Turquía, país que acoge cerca de dos millones de refugiados en una situación de saturación.

EEUU rechazó antes el plan turco de la zona segura porque lo veía como una presión inconveniente contra el gobierno de Bashar Asad, ya que prioriza combatir la amenaza del IS. Con el acuerdo de esta semana, Turquía permitirá usar la base de Incirlik, próxima a Siria, para bombardear al IS. Eso permitirá a los cazas, que antes despegaban de Irak o del Golfo, ahorrar tiempo y dinero. El veto hasta la fecha del Gobierno turco levantaba suspicacias.





A cambio de abrir Incirlik, Turquía obtiene luz verde para pergeñar un área que, según publicó ayer el periódico local 'Hürriyet', tendrá 98 kilómetros de largo y 40 de ancho. Se extenderá entre las localidades sirias de Maraa y Yarabulus, ambas en manos de la organización apocalíptica. Se llamará "zona libre de IS" para no despertar susceptibilidades en EEUU, Irán y Rusia, unidos por reticencias en descabezar el gobierno de Damasco.

"Entendemos que Turquía ha aceptado tener un rol más activo en la coalición anti-IS, pero tengo mis dudas sobre la realización de esta zona libre de IS", señala a EL MUNDO Metin Gurcan, un reputado ex militar y experto en Defensa turco. "Las conversaciones con EEUU sobre la estrategia a seguir en esta zona siguen su curso. Hay detalles poco concretos, como si se exigirá poner botas sobre el terreno, algo que Washington rechaza".

Gurcan enfatiza que uno de los objetivos de esta zona es frenar el avance de las milicias kurdas, conocidas como YPG/J, que tratan de blindar una autonomía en el norte de Siria llamada Rojava. La franja de seguridad planeada por Turquía separa el cantón de Afrin, al noroeste sirio, y los cantones de Yasira y Kobane, establecidos por las fuerzas políticas de Rojava. La principal es el Partido de la Unión Democrática (PYD).

Esta presión a los kurdos, indica Metin Gurcan, coloca a EEUU frente a un "dilema estratégico". "Estados Unidos quiere que Turquía sea parte activa de la coalición contra el IS, pero a la vez quiere mantener alguna forma de cooperación con el PYD. El PYD ha sido importante porque, por ejemplo en [la ciudad siria de] Tel Abyad, se ha convertido en la primera fuerza terrestre que, con apoyo aéreo, ha ganado terreno con solidez al IS".

Metin Gurcan especula con la posibilidad de coordinar a las YPG/J y al opositor Ejército Libre de Siria (ELS) para defender la zona libre de IS. Algo parecido se logró en Kobane y Tel Abyad. Pero los bombardeos de Turquía contra el PKK, que surte de combatientes las filas de las YPG/J y sostiene frentes contra el IS en Irak como el de la región yazidí de Sinyar, amagan con resquebrajar la alianza estratégica de EEUU con los kurdos.

La reacción turca daña la alianza occidental de facto con el PKK, que es grupo "terrorista" para Washington y Bruselas. Los bombardeos de la aviación turca al PKK del viernes noche y ayer, que mataron a un mando guerrillero e hirieron al menos a un civil menor, empujan al abismo el proceso de paz oficializado en 2013. Hasta molestaron al Ejecutivo kurdo-iraquí, que, siendo aliado de Ankara, pidió evitar esos bombardeos.

"Turquía se veía en una posición de debilidad respecto al PKK, y eso explica esta ofensiva", opina Metin Gurcan, quien recuerda que ni kurdos ni turcos han dado por finiquitada, en sus comunicados posteriores al ataque, la negociación de paz. "Ankara quiere exhibir una fortaleza ante el PKK. En vez de atacar bases con actividad del PKK dentro de Turquía, se optó por atacar cerca de donde se guarece su cúpula".

Aun así, Gurcan reconoce que la estrategia turca es algo "impulsiva" y sin un fin claro. Mientras, los kurdos interpretan que Ankara se excusa en la guerra al IS para hacer la guerra al PKK. El ala urbana juvenil del PKK ha llamado a la población a atacar a la Policía. En los últimos días, al menos cinco policías han resultado heridos en ataques por todo el país. Ayer, tres agentes heridos de bala en el distrito estambulita de Okmeydani.

Anoche, los disturbios crecieron en numerosas ciudades del país, entre ellas Ankara y Estambul. Tanto en Okmeydani como en Gazi, bastiones de grupos kurdos y de izquierdas -que sufrieron detenciones en la ola de 500 detenidos por "terrorismo" del viernes- la policía contuvo a decenas de militantes que tomaron el vecindario. Lanzaron gas lacrimógeno desde helicóptero y penetraron repentinamente en algunos domicilios.

Los hechos evidencian que el Estado Islámico ha logrado trasladar a Turquía la estrategia de división sectaria que tanto éxito le ha proporcionado en Siria e Irak. El lunes pasado, un joven suicida de nacionalidad turca al que se ha vinculado con el IS -sin que estos lo hayan reivindicado- mató a 31 activistas de izquierdas solidarizados con la ciudad kurdosiria de Kobane. Acto seguido, el PKK reivindicó el asesinato de dos policías turcos.

Con toda la tensión concentrada en Turquía, el presidente sirio Bashar Asad activó ayer una táctica para alimentar las mermadas filas oficialistas y lavar su imagen, deteriorada tras matar a decenas de miles de compatriotas desde 2011. Asad prometió una amnistía a los 70.000 nacionales en edad de combatir que, calcula, han evitado el servicio militar. Las fuerzas leales a Damasco han perdido cerca de 80.000 efectivos contra los alzados.

Fuente: El Mundo

Fuente: www.laproximaguerra.com
Leer Más
share on Twitter Like Turquía creará una zona de exclusión aérea en Siria on Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario